martes, 29 de julio de 2014

PEDRO LARRAÑAGA, PRECURSOR DEL FUTBOL EN EUSKADI.



Hace unos años un grupo de investigadores realizaron un pormenorizado trabajo sobre la historia del futbol en la villa de Portugalete.

Por motivos que no conozco, este trabajo lleva ya varios años durmiendo en algún oscuro cajón de las dependencias de alguna persona que podría facilitar su publicación, pero por lo visto no desea que el resto de portugalujos tengamos acceso al contenido del mismo.

Publicar un libro cuesta un gran esfuerzo. Desde el tiempo que se invierte en la localización de información y materiales que en un futuro darán cuerpo al trabajo final (algo que solo conocen de verdad las personas que patean archivos y bibliotecas y no los que de forma vampírica nutren sus trabajos con otros ya realizados de mayor enjundia pero silenciando su procedencia) hasta una cantidad importante de dinero que uno tiene que desembolsar de su propio bolsillo si quiere verlo en el escaparate de las librerías ya que como es de sobra conocido, todo el mundo no tiene las mismas posibilidades de que se subvenciones sus obras con propaganda institucional o se las publique directamente el consistorio jarrillero. 

Es una lástima que un trabajo que ha llevado muchas horas de esfuerzo, de investigación en diferentes instituciones o de entrevistar a distintos protagonistas del mismo, se vea abocado al oscurantismo o al olvido.
No sería mala idea, ya que ni el Portugalete F.C. ni el Ayuntamiento de Portugalete han publicado esta obra, que la fundación El Abra editara este trabajo dentro de su colección El Mareómetro, libro que llegaría a una parte importante de la población portugaluja interesada en su historia y tradiciones, facilitando que el trabajo de estos autores sea conocido y divulgado. 

El coste de la obra estaría sufragado con la compra automática de cada ejemplar por cada uno de los suscriptores de la colección,  por lo se lograría su divulgación y la venta sin coste alguno de cerca de 1.000 ejemplares. 

Personalmente no he tenido acceso al original del trabajo por lo que desconozco el contenido del mismo. Los autores han tenido más suerte que otros investigadores jarrilleros que no pudieron impedir que su trabajo inédito fuese consultado y divulgado sin su permiso.



Centrándonos en la entrada de hoy, este pequeño artículo está dedicado a la figura de uno de los introductores del Futbol en la provincia, se trata de Pedro Larrañaga Arana, nacido en Portugalete el día de la Virgen de la Guía de 1885.

Pedro nace en el seno de una familia formada por Marcos Larrañaga Gallastegui y de Josefa Arana Retolaza, casados en Portugalete el 18 de enero de 1877. 

Pedro será en el quinto de una familia de siete hijos (Adolfo Damián 28/09/1877, Alberto Epifanio 08/04/1879, Jesusa Estefanía 28/12/1881 – 03/06/1883, Emiliana Josefa 01/07/1884 – 04/08/1884, Marcos Hermógenes 25/04/1889 y Eliodoro fallecido en Portugalete el 14/10/1890).

Pedro realiza sus primeros estudios en Portugalete, trasladándose posteriormente a diferentes países europeos donde completará su formación académica. 

Se le encuentra a los 13 años estudiando 1898 en Newcastle-on-Tine (Inglaterra)y en Zwickau (Alemania) en 1905.

Pedro Larrañaga es uno de los introductores del futbol en la provincia, encontrándose al mismo como protagonista dentro de las primeras formaciones de este deporte en las provincias vascas. 

Según algunos investigadores del mundo futbolístico, Pedro Larrañaga habría tenido contacto con el futbol deporte durante su estancia en Inglaterra, divulgando sus conocimientos sobre este deporte a su llegada a la villa.

Milita en las formaciones deportivas “Athletic Club” y en el “Bilbao” pasando posteriormente a jugar con la camiseta  del “Vizcaya” formación que integraba a estos dos clubs como selección de la provincia y que obtuvo la Copa Coronación en 1902.

El puesto que ocupaba Larrañaga dentro de su equipo era el de defensa, siendo considerado como “un jugador elegante y seguro, apenas hacía uso de las cargas, ya que con sus inimitables driblings deshacía las combinaciones contrarias”.    

En una antigua fotografía de albumina que se reproduce junto a estas líneas se puede observar a Pedro Larrañaga en la localidad alemana de Zwickau en el año 1905, posando para el fotógrafo durante la celebración de un encuentro en esta localidad germana.



                                           Pedro Larrañaga tercero por la izquierda.

Como he comentado en un principio, Larrañaga formó parte del “Vizcaya” selección de la provincia que disputó la Copa de la Coronación de Alfonso XIII-Concurso de Football del Excelentísimo Ayuntamiento de Madrid (Copa de Plata donada por el consistorio madrileño que presidía el alcalde Alberto Aguilera.)
Cinco formaciones se disputaron esta copa, el  F.B.C. Barcelona, Madrid F.B. Club, New Football Club de Madrid y el Club Español de Barcelona. 

Al torneo se accedía por invitación, siendo en esas fechas  la única competición oficial que se jugaba en los primeros años  del siglo XX en todo el territorio nacional.

El 15 de mayo, el “Vizcaya” venció por 2-1 al Barcelona en la final celebrada en un abarrotado Hipódromo de Madrid. La alineación del “Vizcaya” fue la siguiente: Luisón Arana; Enrique Careaga, Pedro Larrañaga; Enrique Goiri, Amado Arana, Luis Silva; Armand Cazeaux, Juan de Astorquia, Lewis Dyer, Ramón Silva y Walter Evans.

El triunfo fue celebrado de manera apoteósica por gran parte de los aficionados de la provincia, siendo recibidos los jugadores por las autoridades, bandas de música, etc. 

El “Vizcaya” de Pedro Larrañaga jugó contra el Burdigala de Burdeos el 9 de marzo de 1902 en su campo, celebrándose el partido de vuelta en Lamiaco el día 31 del mismo mes.

Pedro Larrañaga falleció en 1909 a los 23 años truncándose de esta manera una prometedora carrera deportiva.  

Unas líneas para recordar a este precursor del deporte del futbol en nuestra villa.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

domingo, 27 de julio de 2014

LA VISITA DEL REY ALFONSO XIII EN 1902



Durante décadas, muchas décadas, la villa de Portugalete era lugar obligado de veraneo de buena parte del mundo aristocrático, político y empresarial de la época.



Al rebufo de la programada visita que año tras año realizaba la familia real del momento a nuestra localidad, gran número de empresarios, aristócratas o personajes del mundo político acudían en tropel hasta Portugalete. Algunos se asentaban únicamente las mismas fechas en las que los reyes pasaban sus vacaciones  en la zona, mientras otros, disfrutaban de los meses estivales  al completo, repartiendo su tiempo entre los paseos por el muelle, los baños de agua salado del balneario o las tertulias de todo tipo que se organizaban en los salones del hotel.



Como era de suponer, la llegada de los regios visitantes era seguida y organizada en parte por las autoridades locales, colocando bandos y carteles en los que se llamaba a la población a recibir a los monarcas con muestras de afecto y simpatía.

Uno de los actos sobre los que se realizaba una especial incidencia era el mismo momento del recibimiento. Lo reyes llegaban generalmente a bordo de algún barco o yate hasta las aguas del abra, lugar donde desembarcaban hasta un remolcador o falúa engalanada que les llevaba hasta tierra firme.



Una vez desembarcados en tierra, tanto los reyes como los acompañantes que formaban el séquito, eran recibidos por las autoridades locales, agasajándoles y mostrando los rincones más emblemáticos de la localidad.

El protocolo se repetía año tras año, momento en los que se podía contemplar de manera pública a los “tiralevitas”  locales peloteando a los visitantes, poco más o menos como sucede hay en día.



La entrada de hoy está dedicada a los momentos previos a la visita de los reyes a nuestra villa, esos en los que los monárquicos, los representantes de las clases sociales más influyentes y demás personajes locales del momento, se preparaban para el recibimiento de toda la comitiva oficial.

En las imágenes que acompañan a este texto se puede observar  a una de las embarcaciones que se dirigen al recibimiento de la comitiva real camino del Abra. En ellas y de manera distendida, se puede apreciar a las personas que viajan en su interior, desde un grupo de elegantes mujeres que posan de manera relajada ante el fotógrafo a la plataforma instalada al efecto para alojar personas dentro de esta nave.



En otra de las instantáneas se puede ver  al capitán de la embarcación junto con otros mandos mientras en la parte del puente se observan otro grupo de féminas ataviadas  elegantemente.

En las siguientes imágenes recogen los momentos de la llegada de los monarcas al Abra dentro de un buque de la Armada, el trasvase de los mismos a bordo de una falúa hasta el barco que les llevará ría arriba, el viaje en esta embarcación y finalmente el desembarco de los mismos en su destino final.



Se puede apreciar en varias de las instantáneas la villa de Portugalete, apreciándose la figura del Puente Vizcaya.

Este tipo de imágenes nos acercan a momentos concretos de la historia de nuestra localidad, pasajes que eran vividos en primera persona solo por una casta de escogidos pobladores de la villa, algo similar a lo que sucede hoy en día.



Unas nuevas imágenes que intentan acercarnos a  sucesos que verano tras verano sucedían en Portugalete y pueblos limítrofes  de manera habitual y que han quedado para el recuerdo gracias a documentos como los que acerco en esta entrada.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.