miércoles, 3 de febrero de 2010

RECORDANDO A RAMÓN BIKUÑA.



No es muy frecuente encontrar una biografía de un personaje relevante de la historia reciente de Portugalete escrita por otro político portugalujo en activo.

En esta entrada inserto una pormenorizada biografía realizada por el ex senador y miembro del Partido Nacionalista Vasco Joseba Aurrekoetxea en la que repasa la vida de Ramón Vicuña importante empresario y político jarrillero del primer tercio del pasado siglo XX.

En la misma se aportan gran número de datos, gran parte de los mismos desconocidos, repasándose la vida y hechos más relevantes de este político.

El articulo esta publicado para recordar el 70 aniversario del fallecimiento de Vicuña, celebrado el pasado año y como en todas las ocasiones en las que se toma información de otras páginas, al final de la entrada se inserta el enlace donde se puede leer la biografía en su formato original.

Se ha respetado la grafía original realizada por el autor y el contenido integro del artículo, esperando que el mismo guste, dándose a conocer apartados inéditos de la vida de este jarrillero.

Espero que guste y hasta la próxima.


Recordando a Ramón Bikuña

Joseba Aurrekoetxea

El pasado 7 de febrero se cumplieron setenta años del fallecimiento del destacado dirigente vasco, don Ramón de Bikuña, que popularizó el seudónimo de ‘‘Rabik’’ con los interesantes trabajos literarios que veían la luz en las páginas de la prensa de la época.

En el año 1908, y con 16 años de edad, vióse en el trance de trasladarse a Madrid acompañando a su madre, viuda de un jefe del ejército español, que no veía con buenos ojos el que su hijo, siendo tan joven, militase en la organización nacionalista que pocos años antes fundara en Bilbao, Sabino de Arana.

Su madre, natural de Pamplona, y de apellidos Lipuzkoa y Elizalde, educada en un ambiente hispanófilo, no compartía las inquietudes nacionalistas de su hijo, y por eso resolvió trasladarse a la Villa del Oso y el Madroño, creyendo que al correr del tiempo habrían de apagarse en su hijo Ramón las enseñanzas que despertaron lideres nacionalistas tan calificados como Luis de Urrengoetxea, Justo de Orueta, Federico de Belausteguigoitia, Gorgonio de Rentería, Galo de Ibiñagabeitia y Javier de Gortazar.

Quién fuera miembro de BBB, Jesús de Zabala contaba que durante la permanencia del joven en Madrid, que alcanzó a seis años, tuvo la satisfacción de conocer a Bikuña, el 30 de noviembre de 1910, en ocasión de la festividad de San Andrés y en una comida que se realizó en el local de los Almacenes de Madera de Arana y Lupardo, sito en la calle de Embajadores. Allí, en los postres, ante un centenar de vascos, en su mayoría estudiantes, habló ‘‘Rabik’’, en encendidos términos, poniendo de manifiesto la justicia que les asistía a los vascos en recabar de los poderes del Estado español la restitución de las libertades que le habían sido arrebatadas a nuestro pueblo el 25 de octubre de 1839 y el 21 de julio de 1876. A partir de esa fecha establecieron una sincera y leal amistad que perduró hasta que ocurrió su fallecimiento, ahora hace setenta años, en su pueblo natal de Portugalete.

Bikuña, dotado de una voluntad férrea y de aguda inteligencia, consagró lo mejor de su vida al servicio de la causa democrática de Euzkadi. En el fondo de aquella extraordinaria personalidad habían prendido firmemente las enseñanzas de Sabino Arana. Prueba de ello fue el cargo de presidente del Bizkai-Buru-Batzar que le confirió la asamblea del Partido Nacionalista Vasco que tuvo lugar en Bilbao-Abando el año 1930.





Caída la dictadura de Primo de Rivera, Bikuña, en unión de sus compañeros de consejo, Robles-Aranguiz, Araluze, Urriolabeitia y Eguileor, llevó a cabo una intensa acción proselitista, organizando gran número de mítines y conferencias, en muchos de los cuales intervino él personalmente, consiguiéndose por medio de la persuasión, atraerse a las filas del reconocimiento vasco a millares de jóvenes demócratas que a la caída del oprobioso régimen dictatorial de Primo de Rivera anhelaban ocupar los puestos de vanguardia en el movimiento que surgía en pro recuperación de la libertad vasca.

Entre 1921 y 1930, el Partido Nacionalista Vasco, dividido en dos facciones, vivió uno de los períodos más difíciles de su historia. Durante el mismo, surgió la figura de Ramón de Bikuña como una de las personalidades más interesantes en este período, artífice de la reunificación del PNV en 1930 en Bergara.

Como hemos dicho, Ramón de Bikuña nació en Portugalete (Bizkaia) el 31 de agosto de 1885, hijo de médico. Afiliado al PNV a principios de siglo, sufrió distintas detenciones por sus actividades políticas, la última, en 1919, por un mitin celebrado en el Frontón Euskalduna el año anterior. Por el mismo motivo, fueron procesados, asimismo, Gorgonio de Rentería y Luís de Urrengoetxea.

Había estudiado derecho en la Universidad de Deusto y en Barcelona, y hasta 1914, trabajó en el despacho profesional de Orueta y Marco-Gardoqui. En ese año, dejó el ejercicio de la abogacía para dedicarse a la ‘‘Naviera Bidasoa’’, de Bilbao, de la que era propietario.

En 1930, formó parte de la ‘‘Comisión de los Veinte’’ que negoció la reunificación entre ‘‘Comunión’’ y ‘‘Aberri’’. El 21 de diciembre de ese año, fue elegido presidente del Bizkai Buru Batzar y del Euzkadi Buru Batzar, cargo en el que fue sustituido, el 13 de febrero de 1932, por Luís Arana-Goiri. El BBB que él presidió estuvo formado por Amantzi Uriolabeitia (vicepresidente), Manu Egileor (tesorero), Antonio Araluce (secretario) y Manu Robles (vocal).

En abril de 1931, junto a Manu Robles Arangiz y Francisco de Basterretxea, encabezó una delegación del PNV que se trasladó a Madrid, para expresar la lealtad del nacionalismo vasco al régimen republicano y para solicitar la rápida aprobación de un régimen de autonomía para Euzkadi.

Colaborador asiduo de la prensa nacionalista y hombre de un gran sentido del humor, popularizó el seudónimo de Ra-bik.

El 19 de noviembre de 1933, Ramón de Bikuña, fue elegido por mayoría diputado de las cortes de la República por el distrito de Bilbao, con 68.000 sufragios de ciudadanos que votaron libremente a los candidatos del P.N.V., Bikuña, Horn y Areilza, Karega y Robles-Aranguiz. Su labor en el parlamento de la República, así como la de sus compañeros de aquella minoría, integrada por doce diputados nacionalistas, mereció el aplauso de quienes tuvieron el acierto de elegirlo para ocupar la representación de diputado. Bikuña, no obstante encontrarse enfermo de padecimiento que tan prematuramente le llevó a la tumba, solía desplazarse a Madrid con el propósito de coadyuvar con su esfuerzo a la aprobación del Estatuto Vasco.

En 1934, actuó como portavoz de la Minoría Nacionalista en las Cortes de la República, en momentos de especial gravedad a causa del pleito municipalista de aquel verano y los sucesos revolucionarios de octubre. Fallecía el 7 de febrero de 1935, con 53 años de edad.

Pocos meses antes de su fallecimiento envió, como siempre, una de sus cariñosas misivas, llena de fe en los destinos del pueblo vasco, demostrando con ello el espíritu que se anidaba en el corazón de aquel patriota vasco ejemplar.

Al cumplirse el setenta aniversario del fallecimiento de este ilustre hijo de Portugalete y de Euzkadi, renovamos nuestro recuerdo hacia una figura tan importante del PNV y de la historia reciente de Euzkadi.

Joseba Aurrekoetxea es miembro del Euzkadi Buru Batzar.

www.eaj-pnv.eu/documentos/documentos/4390.doc



1 comentario:

Hapi dijo...

hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....