lunes, 28 de febrero de 2011

EL MUELLE DE PORTUGALETE

El día de ayer aparecía en la prensa local la recuperación del muelle donde durante décadas se han amarrado gasolinos, botes de remo y pequeñas embarcaciones de recreo.

Sí bien su época más floreciente fue durante las décadas de los años 60 y 70, es con toda probabilidad durante los años 80 cuando tiene su periodo dorado, amarrándose gran número de embarcaciones, pudiéndose observar con el tiempo las botaduras de las lanchas realizadas en madera por los astilleros Astondoa o como se subían hasta tierra grandes barcos de recreo para pasar los meses invernales al reguardo de tierra firme. Recuerdo perfectamente al Kataka, un barco de recreo de color negro que año tras año y junto a las paredes de Astondoa, pasaba los inviernos en los muelles de Portugalete.

Junto a estos muelles, desde siempre y hasta la actualidad, se han ido amarrando los remolcadores de distintas compañías, principalmente los de la compañía Ibaizabal, una imagen sin la cual no se entiende la fisonomía de esta parte de nuestra población.

Según la noticia citada: “el Puerto aprobó hace algo más de un mes un dinero extra en el presupuesto de 1,63 millones de euros para llevar a cabo los trabajos en el embarcadero. La obra se realiza a partir de un estudio previo que demostró que buena parte de las vigas están degradadas y con corrosión por el salitre y las duras condiciones climáticas de la costa vasca. Algunas de ellas incluso se han venido abajo por choques de los remolcadores al realizar las maniobras de atraque. Por eso los obreros pican estos días las vigas de hormigón en peores condiciones y en breve reforzarán y protegerán las armaduras que lo necesiten”.

Tras la finalización de los trabajos se colocaran nuevas farolas, bancos y una barandilla recuperando para el paseo esta parte de la zona portuaria.

También se piensa colocar pantalanes que permitan amarrar las lanchas de pesca y acercar a diferentes embarcaciones de recreo en la dársena. Así mismo también se proyecta colocar un pantalán para facilitar los entrenamientos de los bogadores del club de remo San Nicolás y las tareas de la Escuela de vela.

El final de este nuevo proyecto es dragar la dársena para que embarcaciones de más calado puedan fondear en esta zona.

Esperemos que este proyecto traiga como resultado que en el futuro podamos ver amarrados en nuestras inmediaciones uno de esos imponentes barcos que se acercan hasta localidades vecinas, el paso por debajo del Puente Vizcaya no dejaría indiferente a los turistas que puedan viajar en los mismos, facilitando con toda probabilidad la recuperación del comercio local si llegan a desembarcar en nuestras costas.


Junto a estas líneas inserto varias fotografías en las que se pueden apreciar la evolución de esta parte de nuestra villa, figurando al final de la entrada, y como siempre, la fuente de donde se han tomado los datos.

http://www.elcorreo.com/vizcaya/v/20110226/margen-izquierda/muelle-martillo-portugalete-abre-20110226.html

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

2 comentarios:

San Cristobal de Repelega dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
roizo dijo...

Me encantan estos post que enseñan los rincones y el paso del tiempo... vaya cambios.