jueves, 26 de enero de 2012

ROBERTO ARLT, ESCRITOR ARGENTINO EN EL PORTUGALETE DE LOS AÑOS 30


Como ya he comentado en varias ocasiones, una de mis lecturas preferidas dentro del mundo literario son los libros de viajes. La perspectiva desde la que se observa la vida del pueblo visitado, los aspectos que en él se describen y el particular punto de vista del autor condicionado por las costumbres u otros factores, dan una imagen particular de lo que en esas fechas pudo observar el autor del libro.

En esta ocasión vuelvo a acercar al blog a otro de esos autores, una persona que pasó por nuestra villa en los años 30 del pasado siglo y que dejó plasmados sus experiencias y vivencias durante su estancia en Portugalete. Me refiero al trabajo titulado “Aguafuertes vascas” obra del autor argentino Roberto Arlt.

Roberto Arlt nace en Buenos Aires el año 1900 dentro del seno de una familia de emigrantes austriaco prusiana. Durante años trabajó en el diario bonaerense “El Mundo” mandando diversas crónicas que aparecían en sus páginas de manera frecuente. Entre noviembre de 1935 y enero de 1936, Arlt viaja por las provincias vascas contando en sus crónicas lo que observa en cada pueblo que visita. De Portugalete escribe en varias ocasiones, la primera de las mismas se publica en forma de crónica en las páginas del diario El Mundo el 1 de diciembre de 1935, en ella indica como en la plaza frente al desembarcadero del puerto se bailan valses y tangos mientras en la parte alta, en el Frontón, se bailan bailes tradicionales vascos a los sones del txistu, tamboril y pandero.

Ocho días después publica una nueva crónica, esta vez dedicada al mundo de los Bertsolaris. Indica como ha observado un “duelo” entre un “mozo de pantalón blanco y dedos achorizados (es obrero de una fábrica de papel)” y “un viejo de pelo plateado, boina azul, boca rechupada, el anciano es guardavías en Durango” en los salones del Batzoki de nuestra localidad.

Describe algunos aspectos de los convulsos momentos políticos que se viven en esas fechas, mítines de diputados, vivas a la religión o mueras al fascismo, observados por el escritor argentino y plasmados en otra de sus crónicas. Cita la inauguración de la sede del Partido Nacionalista Vasco en nuestra localidad y otra serie de acontecimientos.

La visión de este autor en un periodo en el que se preparaba un golpe de estado contra la republica, complementa los datos que se poseen de esas fechas acercándonos a la cotidianidad de los habitantes de la villa en esos meses cruciales.

Otro reconocido autor que pasó por Portugalete durante el primer tercio del siglo pasado.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

2 comentarios:

Teogalea dijo...

Efectivamente , Roberto Arlt, de padre polaco , de Posen, hoy Polonia y de madre tirolesa de habla italiana, dejó patente en varias 'aguafuertes vascas' la indeleble impronta de uno de los pueblos de este pequeño planeta telúrico "más prendados y engreídos".Añado que se trató de un escritor semianalfabeto, si bien hecho a sí mismo; pero que murió de forma temprana(a los 42 años).Me gusta esta entrada; pero quizás lo mejor sería recomendar la genial obra "Aguafuertes vascas",que llevó a las prensas la editorial Txalaparta(2006) en una edición a cargo de Zaloa Basabe: bellísimo trabajo que ahora tengo en mis manos delante del teclado.He de añadir que Roberto, a pesar de su incultura y agramaticalidad, está considerado como uno de los mejores novelistas porteños del siglo pasado.

El blog de Simurg dijo...

La edición de Txalaparta (2006) adultera una publicación anterior de la editorial Simurg de Buenos Aires (Roberto Arlt, Aguafuertes Vascas, Prólogo, compilación y notas de Sylvia Saítta, año 2005, ISBN 987-554-045-5) con la pretensión de hacerla pasar por suya. En vez de adquirir los derechos de edición para España prefirieron imprimir una edición "pirata" y, para colmo de males, atribuir a un compilador apócrifo el trabajo de la Doctora Saítta, catedrática universitaria y principal investigadora de Roberto Arlt en Argentina. La desfachatez de los responsables de esta editorial del País Vasco es tan grande que ni siquiera se tomaron el trabajo de redactar una publicidad original para su revista, prefiriendo copiar párrafos del prólogo que acompaña la edición legítima realizada en Buenos Aires.