domingo, 1 de mayo de 2016

LA ELIMINACIÓN DEL CEMENTERIO CIVIL DE PORTUGALETE EN 1932.



En la entrada anterior indicaba como en la época en la que nuestro biografiado desempeñaba su trabajo, el cementerio estaba dividido en dos partes, una para el común de los mortales de la sociedad católica, una sociedad dirigida entre el clero local, los prohombres de la villa y el resto de las fuerzas vivas (tenderos que portaban los pasos procesionales en semana santa, beatas de congregaciones marianas y un pequeño etcétera) y luego estaba el cementerio civil, en el que congregaban los díscolos, personas de ideas avanzadas que habían acabado de manera personal con la presión del clero y lo que ello representaba.

Entre los mismos, personas de la talla de Juan José Conde Pelayo, sin lugar a dudas una de las personas más avanzadas que conoció la villa de Portugalete, su yerno, el músico y actor José Tejada, una referencia del mundo de la cultura del momento, personas de otras confesiones religiosas, miembros de partidos u organizaciones de izquierda que lo de rezar y obedecer al clero no lo llevaban bien y un pequeño etcétera que se excluía incluso en los últimos momentos de su vida del resto de sus vecinos, familiares y amigos.

Tras la llegada de la segunda república en 1931, las autoridades locales del momento deciden eliminar todo tipo de barreras que separaban los dos espacios, derribando los muros que hacían frontera entre las últimas moradas de los jarrilleros.

En enero de 1932 la corporación municipal encabezada por Félix González Cintora y Cándido Busteros Orobengoa acompañados por un nutrido grupo de portugalujos, bandera de la localidad al hombro, derriban físicamente el muro que separaba los dos espacios. 

Curiosamente, tras la llegada de la dictadura, estos dos lugares vuelven a separarse físicamente perdurando de este modo hasta el año 1979 en que nuevamente una corporación elegida de forma democrática elimina este negro muro que separaba a los portugalujos en los últimos espacios de su vida.

Junto a estas líneas y a modo de ilustración, acerco la imagen que reprodujo la prensa del momento de este histórico momento, una imagen que da muestra de la importancia que se dio en ese momento a una decisión acertada y que nunca tendría que haberse producido.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.