lunes, 12 de abril de 2010

CÁNDIDO BUSTEROS OROBENGOA, ÚLTIMO ALCALDE REPUBLICANO DE PORTUGALETE



Una de las figuras claves de la última etapa republicana de Portugalete es sin lugar a dudas su último alcalde durante este periodo, Cándido Busteros Orobengoa.

Busteros nace el 9 de Marzo de 1896 en Portugalete. De profesión ebanista contrajo matrimonio con Aniceta García Nozal, con la que tuvo seis hijos: Clemente, Ricardo, Cándido, Francisco, Pilar y Yolanda. Los 5 primeros nacieron en Portugalete y la última en México, ya en el exilio.

Debido a su militancia política, antes y durante la guerra civil, al finalizar ésta, tuvo que abandonar Portugalete, exiliándose en Francia en donde estuvo detenido un corto plazo de tiempo en un campo de concentración. Tras salir en libertad se reunirá con su familia que ya se encontraba en Francia trasladando su residencia hasta la localidad de Toulouse, población en la que logra un trabajó en una fábrica de armamentos.

Cuando Francia firma el armisticio con Alemania, deja la fábrica y la localidad de Toulouse, trasladándose a Narbonne, lugar donde el gobierno Vasco en el exilio había organizado un refugio para los vascos exiliados. En Narbonne estará varios meses.

La situación bélica se complica y las necesidades se agudizan, hay que tener en cuenta el considerable número de miembros de los que se compone la familia.

Cándido Busteros busca la forma de salir de Francia y emigrar a América, trasladose a Marsella, al Chateau de la Renarde un refugio montado por y para los españoles bajo la protección del gobierno de México.

Imagen tomada en 1941 en Marseille. Busteros en el centro de la imagen rodeado de refugiados, algunos de los mismos de Portugalete, detras su hijo mayor Clemente, en el lado derecho de pie su esposa Aniceta García. En parte inferior su hija Pilar.

Durante este tiempo tiene que trabajar en cualquier empleo remunerado, hasta de leñador, pero sin la documentación pertinente. En ese época la policía francesa persigue a los refugiados que se encuentra en su territorio (Polacos, españoles, checoeslovacos, gitanos, etc.) para mandarlos a trabajar en las fortificaciones y fábricas alemanas, por lo que la salida de Francia se hace apremiante.

En Marzo de 1942 se le comunica la posibilidad de embarcarse en un barco portugués que iba a Casablanca, en el cual podría ir a México, país que le posibilita su entrada. Por este motivo se trasladó de Marsella a Casablanca con toda la familia, menos su madre y hermana que volvieron a Portugalete.

El hijo mayor, Clemente fallecería en Francia poco antes de embarcarse. En sustitución y con los papeles del hijo fallecido se pudo embarcar otro portugalujo: Pedro González Sarachaga.

Después de un viaje azaroso y de unos días de espera en Casablanca se embarcó con toda la familia en el cargero portugués Nyassa llegando a Veracruz, México el 22 de Mayo de 1942 de donde de inmediato se trasladó a la ciudad de México en donde con la ayuda de un portugalujo antiguo residente Isidro Ovejas, y Martín García Urquiaga, montó una pequeña empresa de ebanistería en donde ejerció su oficio. En esta ebanistería permitió que exiliados españoles del mismo oficio emplearan el equipo para que hicieran sus trabajos personales ayudando así a varios del mismo oficio.

Con este trabajo logró dar a sus 3 hijos mayores una carrera profesional.

Cándido en una reunión de exiliados presidida por el Lehendakari Aguirre. En la foto segundo por la derecha.

Siempre estuvo al tanto de todo lo que pasaba en España y en especial en el País Vasco, esperando algún cambio para poder regresar. Estuvo en contacto con todos los representantes de los partidos republicanos en el exilio, asistiendo a reuniones y conferencias de manera continua.

En el año 1958 recayó de una enfermedad pulmonar agravada por el polvillo de la madera que trabajaba. Tuvo que dejar la ciudad de México para ir a Cuautla, una ciudad de menos altitud y con un clima más benigno. En ella estuvo 2 años acompañado de su esposa. Quedando los hijos en México trabajando para sostener la casa. En su enfermedad siempre estuvo bien atendido por médicos refugiados que desinteresadamente lo veían y le recetaban, entre ellos el Dr. Aramburu y Dr. Vila Cuenca, pues existía una especie de hermandad entre esta gente exiliada que se ayudaban unos a otros.

Cándido dejó de existir el 3 de Agosto de 1960 añorando y deseando volver a su querido Portugalete. Su cuerpo fue trasladado a la ciudad de México en donde descansan sus restos. En el velorio y sepelio asistieron muchos de los grandes personajes del exilio español, evidenciando el papel que jugó en vida durante la República.

1 comentario:

Marie dijo...

Thanks to your blog, the articles about Candido and Raul,I could get in touch with the Busteros family in Mexico. During the civil war, my grand-parents, Marie-Thérèse and Elie Fiorini, took care of them for a while in Marseille, France. he sons of Candido Busteros Orobengoa were like brothers for my mother. It is very moving for me and for the family of Candido, son of C.B. Orobengoa, especially Victor and his sisters. Marie Barak, now in Berlin.