jueves, 31 de marzo de 2011

EL PORTUGALUJO ANTONIO QUINTANA Y BERNAOLA, ALCALDE DE LA LOCALIDAD CUBANA DE MANTUA EN EL PASADO SIGLO XIX


Hoy traigo al blog a otro de esos celebres portugalujos que emigraron en su juventud a otras tierras en busca de mejor fortuna y que finalmente se asentaron en estos países formando prolíficas sagas familiares.

El portugalujo en acercar al blog se trata de Antonio Quintana y Bernaola, segundo hijo de Laureano Quintana Lopategui y de María Antonia Bernaola Villar, nacido en Portugalete en 1823 y emigrante a Cuba a temprana edad.

En Cuba al parecer durante los años 1844-1845, tuvo sus momentos de crisis al no salirle los planes previstos tal como el mismo había pensado. Al parecer le convence para quedarse en tierras antillanas el empresario Florencio Miranda, prometiéndole ayuda financiera.

Quintana y Bernaola se asienta en el municipio de Mantua donde fundara una familia tras contraer matrimonio con la cubana Placida Silva Piñero, una ferviente defensora de los ideales independentistas.

Quintana se convirtió con el tiempo en el Alcalde del Municipio de Mantua, siendo Juez de Paz y Subdelegado de la Marina, defendiendo en todo momento los intereses de la localidad en la que se había convertido en el principal regidor. El cargo de Alcalde lo obtiene en las elecciones celebradas el 28 de enero de 1871 saliendo reelegido en los comicios celebrados un año más tarde.

Al parecer la solida formación académica y legislativa de Quintana y Bernaola le facilitó en gran manera su trabajo al frente del consistorio de Mantua. Su vida particular se centraba en varios negocios, entre ellos una empresa relacionada con la realización de productos de cuero, destacando las sillas de montar a caballo.

Uno de los hijos de este empresario portugalujo, concretamente Maximiliano Quintana Silva, nacido en Mantua el 31 de octubre de 1873, se ve involucrado en diferentes conspiraciones y revueltas independentistas, teniendo que interceder en varias ocasiones su progenitor para que el mismo no acabe en prisión.

Este joven fallecerá a los 23 años a consecuencia de las heridas sufridas en combate contra las tropas españolas. Al no disponer de una imagen de su progenitor, la fotografía de este joven descendiente de Portugalete ilustra esta entrada.

Espero que estas líneas acerquen estos retazos de la vida de este portugalujo, completamente desapercibido en la villa que lo vio nacer, a los habitantes de la villa jarrillera del siglo XXI.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

2 comentarios:

conchita1021 dijo...

Muy interesantes y educativos sus blogs. Me interesa el de Antonio Quintana y Bernaola pues en el menciona a Florencio Miranda, mi tatarabuelo. Llevo tiempo tratando de conseguir informacion sobre el con muy poca suerte. Me gustaria mucho saber la fuente donde obtuvo estos datas para ver si consigo averiguar mas sobre el.
Gracias mil!
Conchita

Anónimo dijo...

De la familia fundada por Antonio Quintana y Bernaola en Mantua salieron varios patriotas que dieron su vida por la libertad de Cuba, Maximiliano y Luis Nicolás, otros dos sobrevivieron a la guerra y Antonio Quintana Silva fue alcalde de Mantua a principio del siglo XX. Dispongo de gran parte de la historia de esta familia, así como de fotografías de Antonio Quintana y Bernaola, Maximiliano Quintana Silva y Antonio Quintana Silva