sábado, 28 de enero de 2012

FILMACIÓN ITALIANA SOBRE LOS ÚLTIMOS MOMENTOS DE LA GUERRA CIVIL EN PORTUGALETE Y GETXO y (II)

video

En la entrada de ayer inserté uno de los videos que conservo de la época de la guerra civil en que se ven unas breves imágenes de la zona del Puente Vizcaya, ya volado, en la zona de Getxo. Hoy inserto el segundo de los mismos en el que se puede apreciar como quedó la localidad vecina a consecuencia de los combates, la zona próxima al transbordador y los estragos ocasionados durante los últimos momentos de la contienda. También se puede apreciar a los presos portugalujos, su paso hasta la localidad vecina en el interior de varios gasolinos así como la entrega de las armas y el estudio de las mismas.

Finalmente, la cámara italiana filma a todos los presos capturados, observándose primeros planos de algunos de los mismos que pueden ser reconocidos, a pesar de los años, por familiares o amigos.

Creo con toda seguridad que este video va a gustar más que el de ayer ya que la información que aporta es más importante que la insertada en la entrada anterior.

Existen todavía muchos documentos por descubrir, tanto de este periodo de la historia de nuestra villa como de otros apartados, solo hay que trabajar de manera constante para localizarlos y darlos a conocer a todo el mundo. Estos videos son una clara muestra de ello, imágenes de un gran valor histórico que muestran la destrucción de las guerras.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

Agradezco a mi amigo Aurelio la fidelidad al blog así como su participación en el mismo, tanto por sus aportaciones como las aclaraciones que realiza cuando se preguntan por cosas del mismo.

Aurelio, milla esker.

viernes, 27 de enero de 2012

FILMACIÓN ITALIANA SOBRE LOS ÚLTIMOS MOMENTOS DE LA GUERRA CIVIL EN PORTUGALETE Y GETXO

. video


Como ya es conocido por la mayor parte de los interesados en la historia de Portugalete y por los que vivieron en primera persona estos acontecimientos, los últimos momentos que vivió la villa jarrillera durante la guerra civil fueron la toma de la población por las tropas italianas.

La propaganda tenía mucha importancia en esas fechas, acompañando en muchas ocasiones a las tropas en conflicto redactores gráficos, periodistas y cámaras que tomaban nota de lo que acontecía.

El cine se hacía eco de los avatares filmados en el frente, proyectando al comienzo de las sesiones cinematográficas los noticieros en los que se explicaba, bajo el particular punto de vista del contendiente del momento, los sucesos más importantes de la contienda.

Hoy acerco al blog uno de esos noticieros realizados por la propaganda italiana en el que se observan distintos pasajes de los momentos finales de la defensa de Portugalete. En este pequeño documental se puede apreciar la entrega de armamento de varios milicianos jarrilleros a las tropas italianas en el lado de Las Arenas, el Puente Vizcaya destruido o combates en la calle Mayor de Las Arenas.

En el pasado ya acerqué al blog varios fotogramas de esta filmación pero me parece interesante que todos los seguidores de este blog tengan acceso a la filmación completa, teniendo la certeza que será muy apreciada por parte de nuestros vecinos getxotarras por la importancia histórica de la misma y especialmente por Getxoko Liburutegiak nuevo seguidor de este blog.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

jueves, 26 de enero de 2012

ROBERTO ARLT, ESCRITOR ARGENTINO EN EL PORTUGALETE DE LOS AÑOS 30


Como ya he comentado en varias ocasiones, una de mis lecturas preferidas dentro del mundo literario son los libros de viajes. La perspectiva desde la que se observa la vida del pueblo visitado, los aspectos que en él se describen y el particular punto de vista del autor condicionado por las costumbres u otros factores, dan una imagen particular de lo que en esas fechas pudo observar el autor del libro.

En esta ocasión vuelvo a acercar al blog a otro de esos autores, una persona que pasó por nuestra villa en los años 30 del pasado siglo y que dejó plasmados sus experiencias y vivencias durante su estancia en Portugalete. Me refiero al trabajo titulado “Aguafuertes vascas” obra del autor argentino Roberto Arlt.

Roberto Arlt nace en Buenos Aires el año 1900 dentro del seno de una familia de emigrantes austriaco prusiana. Durante años trabajó en el diario bonaerense “El Mundo” mandando diversas crónicas que aparecían en sus páginas de manera frecuente. Entre noviembre de 1935 y enero de 1936, Arlt viaja por las provincias vascas contando en sus crónicas lo que observa en cada pueblo que visita. De Portugalete escribe en varias ocasiones, la primera de las mismas se publica en forma de crónica en las páginas del diario El Mundo el 1 de diciembre de 1935, en ella indica como en la plaza frente al desembarcadero del puerto se bailan valses y tangos mientras en la parte alta, en el Frontón, se bailan bailes tradicionales vascos a los sones del txistu, tamboril y pandero.

Ocho días después publica una nueva crónica, esta vez dedicada al mundo de los Bertsolaris. Indica como ha observado un “duelo” entre un “mozo de pantalón blanco y dedos achorizados (es obrero de una fábrica de papel)” y “un viejo de pelo plateado, boina azul, boca rechupada, el anciano es guardavías en Durango” en los salones del Batzoki de nuestra localidad.

Describe algunos aspectos de los convulsos momentos políticos que se viven en esas fechas, mítines de diputados, vivas a la religión o mueras al fascismo, observados por el escritor argentino y plasmados en otra de sus crónicas. Cita la inauguración de la sede del Partido Nacionalista Vasco en nuestra localidad y otra serie de acontecimientos.

La visión de este autor en un periodo en el que se preparaba un golpe de estado contra la republica, complementa los datos que se poseen de esas fechas acercándonos a la cotidianidad de los habitantes de la villa en esos meses cruciales.

Otro reconocido autor que pasó por Portugalete durante el primer tercio del siglo pasado.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

sábado, 21 de enero de 2012

PORTUGALUJOS DE LA GUERRA Y LA POSTGUERRA.


Hay instantáneas que dicen mucho más de lo que muestran. La que hoy traigo al blog recoge el momento de ser fotografiados un grupo de escolares portugalujos. Unos niños que vivieron la guerra civil y todas sus consecuencias, los bombardeos, el miedo, el hambre, las cartillas de razonamiento y algunos el exilio. Posiblemente algunos de los mismos tenían en esos momentos los padres en algún presidio, desaparecidos, o fallecidos al combatir en alguno de los dos bandos en litigio.

Pero quedaron inmortalizados para la historia mientras a sus espaldas se intenta recobrar una normalidad, la casi completa reconstrucción del Puente Vizcaya dan buena muestra de ello.

Posiblemente muchos de los fotografiados ya no se encuentren entre nosotros, pero tal vez sus descendientes o algún familiar cercano puedan reconocerles.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

EL MUELLE VIEJO PORTUGALUJO EN EL SIGLO XX


Una de las zonas más emblemáticas de Portugalete es sin lugar a dudas el muelle viejo, zona desde donde nace la villa y que fue durante siglos fue la principal zona comercial y mercantil de buena parte de la provincia.

La transformación urbanística de la localidad ha afectado en gran manera a esta zona de Portugalete, perdiéndose ese sabor tradicional que ha conservado durante muchos años.

El soterramiento y desaparición de las vías del tren en la estación de ferrocarril fue la puntilla que acabó con el sabor de una calle en la que durante generaciones se conocían todos, compartiendo fiestas y en muchas ocasiones lazos familiares.



En esta ocasión acerco al blog dos de esas imágenes con sabor. En la primera de la misma se puede ver a los hermanos Arrillaga (Jose y Jero) en medio de los mismos Peña y junto a estos “Sordillo” Alfredo y Periquín, todos ellos relacionados con el Muelle Viejo, bien por aficiones como la pesca, bien por el trabajo como son los amarradores o bien por nacimiento en el caso de Alfredo, descendiente de una familia que residió durante más de tres siglos en esta zona portugaluja.

En la segunda se observa a un grupo de portugalujos en una de las últimas celebraciones de San Nicolás antes de las obras en las que se derribó el muro que separaba la calle Manuel Calvo con las vías de la antigua estación.





Entre ellos, amarradores, trabajadores de los remolcadores y personas nacidas y criadas en esta zona portugaluja.

Para completar estas líneas una imagen general de esta zona en un día de celebración festiva en la que se puede apreciar la tradicional cucaña colocada en un remolcador a la altura de la ría.

Varias imágenes con décadas de antigüedad que forman parte de la historia de nuestra localidad.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

domingo, 15 de enero de 2012

COFRADÍA DE MAREANTES Y NAVEGANTES EN EL SIGLO XX


El pasado mes de diciembre se celebró la festividad de San Nicolás de Bari, patrón de la Cofradía de Mareantes y Navegantes, institución decana de todas las existentes en la localidad.

Durante muchos años, la Cofradía celebraba su asamblea general en el salón de plenos del consistorio jarrillero, debatiendo sobre los problemas que afectaban a las personas que se encontraban afiliados a esta sociedad y que trabajaban en diferentes oficios relacionados con la actividad marítima en la ría.


En los últimos años de actividad de esta sociedad, uno de los alma mater de la cofradía fue Cesar Saavedra García investigador portugalujo, autor de varios trabajos sobre la villa y ganador del Premio de Investigación Histórica en una de sus ediciones.


En honor al mismo y a los últimos miembros de esta sociedad, la entrada de hoy esta dedicada a recordar de manera visual algunos de los instantes que pasaban los mismos en esas celebraciones, momentos de alegría y camaradería que finalizaban con comidas de hermandad donde se podían ver a amarradores, pescadores y demás personas relacionadas con el mundo la ría portugaluja.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

miércoles, 11 de enero de 2012

LOS NIÑOS DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA EN DINAMARCA. ARTÍCULO DE LA INVESTIGADORA ASTURIANA JOSEFINA CEBALLOS HERRERO. DATOS DE VARIOS PORTUGALUJOS



Sobre la presencia de niños exiliados vascos en distintos países europeos durante la última guerra civil se han publicado diversos artículos en los que se relatan las peripecias y avatares que vivieron los mismos durante esos años.

Hoy acerco al blog un trabajo de Josefina Ceballos Herrero historiadora, escritora e investigadora asturiana en el que se relata la presencia de una importante presencia de menores en Dinamarca en este periodo.

El artículo es muy ilustrativo de lo que padecieron los menores republicanos durante su exilio a pesar de ser acogidos con mucho cariño por los diferentes países que se prestaron a darles cobijo alejándoles de la contienda.

En el mismo se aportan datos de una menor portugaluja que fallece a los 9 años durante estas fechas en Dinamarca y de nombre Dionisia Contreras Larena. Dionisia se encuentra acogida en este país junto a sus hermanos Pascual de 10 años y Víctor de seis. Junto a los mismos y en el mismo grupo se encuentra otro portugalujo de nombre Agustín Apiazu Urzullo de 12 años.

Al final de la entrada y como es de obligado cumplimiento en este blog, aparece el enlace a la página donde este artículo se encuentra en la red para todos los que deseen leerlo en su formato original.

Felicito a la autora por su trabajo de investigación y espero que el mismo guste tanto como me ha gustado a mí.

Hasta la próxima.



Los niños de la Guerra Civil española en Dinamarca. Por Josefina Ceballos Herrero.

Desde pequeña sentí curiosidad por las cosas que mi madre contaba sobre su estancia en Dinamarca durante la guerra civil y la emoción y el cariño con que ella recordaba al pueblo danés. Hace cinco años me decidí a conocer un poco más sobre su historia. Escribí a la embajada danesa para saber si ellos podían proporcionarme algún tipo de información y me remitieron al “Museo del Obrero”, uno de los más importantes de Copenhague, donde se conserva gran parte de la historia de este grupo social desde los inicios de la revolución industrial. Envié un e-mail al museo solicitando información y me contestó la Sra. Dorte Hansen, agregada cultural del museo, que muy amablemente se ofreció a ayudarme, iniciándose así nuestra correspondencia. Entre la documentación que me envió se encontraba una lista de 122 niños y niñas en la que se encontraban el nombre de mi madre y mis tíos como parte del grupo que en 1937 había sido acogido en aquel país. Tras un año de correspondencia con la Sra. Dorte, que para entonces ya estaba muy implicada en mis investigaciones, mi madre y yo decidimos viajar a Dinamarca. El hecho de ir acompañada con un protagonista directo de aquellos hechos me facilitó mucho las cosas. A nuestro regreso tuve la oportunidad de publicar un artículo en el periódico El Comercio de Asturias y fue así como contacté con varios de los supervivientes de aquella historia, que me ayudaron con sus recuerdos a esclarecer esta parte de la historia del exilio republicano. Comencé entonces a reconstruir la historia de estos niños desde su salida de Santander hasta su regreso a casa.

En agosto del 37, cuando la guerra civil española estaba en pleno auge, se creó “El Consejo Nacional para la infancia evacuada” con la intención de poner a salvo a los más pequeños; más tarde se creó “El Comité Internacional de Coordinación”, porque los niños estaban siendo repartidos por diferentes países. Estos organismos dependían del Ministerio de Instrucción Pública y los niños de entre 5 y 15 años podían ser inscritos en las oficinas de “Asistencia Social”, que se hallaban en la calleHernán Cortés, nº9,entresuelo, antes llamada calle General Espartero, para enviar a los niños temporalmente a Francia.



El día 1 de Agosto de 1937, salió de la estación de Bilbao, situada en la Plaza de las Cachabas, un tren cargado de niños con el emblema de la cruz roja en el techo de cada vagón. Este convoy iba en dirección a Gijón (Asturias). Desde Santander salieron niños vascos que se encontraban refugiados allí y, sobre todo, cántabros, que se unieron a un numeroso grupo de niños asturianos en el puerto del Musel en Gijón. Allí les esperaba un barco carbonero francés, llamado Ploubalanec, que los llevaría a Burdeos. Salieron de Gijón al atardecer, escoltados por dos barcos ingleses. Todos recuerdan el miedo que pasaron porque los buques nacionales el “Almirante” y el “Cervera” les persiguieron en su salida; incluso recuerdan el sonido de las bombas que estos lanzaron a modo de amenaza. Llegaron al puerto de Pauillac, cerca de Burdeos, a media mañana del día 2. Después de darles algo de comer los llevaron en tren hasta Saint-Cloud, en Val d’Or, cerca de París, donde fueron alojados en una antigua fábrica de coches acondicionada para la ocasión, junto con miles de personas, entre niños y adultos. Allí fueron alimentados y vacunados. Tras mes y medio de estancia en Francia los niños fueron distribuidos a otros países.

Al despertar la mañana del 21 de septiembre, cada niño tenía un cartel a los pies de la cama con el destino que les daban: Rusia o Dinamarca. Así se seleccionó el grupo de 122 niños entre vascos, cántabros y asturianos.

Durante nuestra visita a Dinamarca pude comprobar la implicación que el pueblo danés había tenido desde el inicio de la guerra civil en España. La opinión pública danesa conocía la terrible situación que se estaba viviendo en España gracias a la labor de la “Fundación Matteoti“, una de las primeras organizaciones creada en París para ayudar a los niños españoles, y más tarde se creó un comité en Dinamarca, “The Danish Nationalwide Collection for the help for distressed spanish women and children”, que se encargó de colectar y gestionar las ayudas enviando tanto ropa como comida para las mujeres y niños refugiados en las colonias españolas situadas en Cataluña.

En Julio de 1937, el encargado de negocios español en Dinamarca había pedido al Comité de ayuda danés que se hiciera cargo de alguna colonia de niños en su propio territorio, ya que la situación en Francia era insostenible. En respuesta a esta petición se creó el “Comité para la residencia de los niños españoles en Dinamarca”, y el Ministro de justicia dio su visto bueno para albergar de forma temporal un pequeño grupo de niños españoles. Uno de los personajes implicados en este comité fue el socialdemócrata Hans Hedtoft-Hansen, miembro del Parlamento y lider de la fundación Matteoti. El Comité se encargó de recoger fondos para el mantenimiento de los niños. La colecta de estos fondos comenzó de forma tradicional, pidiendo contribuciones a todo el pueblo danés. Por 50 coronas al mes podían apadrinar uno o varios niños. Esta opción fue muy bien acogida entre particulares, centros de trabajo, compañías y asociaciones de distinta índole. Las contribuciones de juguetes y ropa eran bien recibidas también. La campaña iniciada por el Comité tuvo un gran apoyo popular, incluso el Rey de Dinamarca y empresas como la Compañía cervecera Calsberg apadrinaron niños españoles.



Mi madre y yo tuvimos la oportunidad de comprobar que todos los periódicos de la época dedicaban una o varias columnas diarias a los distintos incidentes de la vida de los niños. Frases como “estos valientes pequeños refugiados” o “con sus grandes ojos marrones”, algo exótico en aquel país Nórdico, eran comunes en la prensa diaria.

Los niños, acompañados de algunos maestros y maestras españoles, fueron enviados en tren hasta Dunkerque. Allí fueron embarcados en el A.P. Bernsdorff hasta Esbjerg y, finalmente, Copenhague. El día 22 de septiembre llegó un primer grupo 14 niñas y 56 niños; el día 29 del mismo mes llegó el segundo y último grupo, con 52 niños más. Todos coinciden en que el recibimiento fue muy cariñoso. Al llegar al puerto les regalaron una banderita danesa y una bolsa de golosinas. A su paso por todas las estaciones desde Esbjerg, a través de la isla de Fionia, hasta Copenhague la gente salía a recibirlos en todas las estaciones. Los niños fueron alojados en un colegio situado en Ordrup, una zona residencial a las afueras de la capital. El día 20 de Octubre un grupo de 30 niños, los más mayores, fueron enviados a un colegio de verano en la playa de Hasmark, en Odense. Esta colonia era mantenida por sindicatos locales y un buen número de comerciantes que les proporcionaban distintos materiales. La vida de los más pequeños en Ordrup estaba muy bien organizada. Los niños tenían clases, impartidas por profesores españoles, gimnasia, talleres, excursiones, visitas, y todos participaban en la limpieza y organización de la colonia. Tenían además un equipo de fútbol que llegó a ser muy famoso en las competiciones organizadas por los colegios de los alrededores.

Entre las cosas que más les impresionaron de aquel país algunos recuerdan las escaleras eléctricas que aún no existían en España; otros, el poder contar con agua corriente, o la cantidad de comida que les servían hasta saciarse.

También pudimos visitar el colegio San Andrés, en Ordrup, donde habían estado alojados, pero fue imposible para mi madre reconocer el edificio, ya que había sido parcialmente destruido durante la Segunda Guerra Mundial.

Visitamos la Biblioteca más grande de Dinamarca, situada en un pueblo cercano a Copenhague, donde pudimos consultar, incluso fotocopiar, unos libros donde se registraban los nombres de los niños, su procedencia, su edad y sus respectivos padrinos. Cada niño tenía entre 4 ó 5 que podían ser empresas, asociaciones o particulares, que se encargaban de las distintas necesidades, e incluso los llevaban a sus casas en los periodos vacacionales. Asimismo pudimos consultar un libro donde quedaron registrados los análisis médicos que les realizaron a su llegada, con datos como la altura, el peso, el estado de su dentadura, etc.

Entre el profesorado español desplazado a Dinamarca para encargarse de la enseñanza de los niños estaban Filomena Ruiz Rebollo, Cionin Ruiz Rebollo y Luis Cubel; más tarde se incorporaron Alexandre Solana Ferrer y su mujer.

El director era Zabala, un personaje argentino que había sido campeón de maratón. Todos le recuerdan como una persona dura y cruel que les golpeaba y castigaba a menudo y sin motivo. A los pocos meses de su estancia en el campamento fue descubierto cuando intentaba, aprovechando un viaje del equipo de futbol, pasar a los niños a territorio alemán para entregárselos al gobierno de Hitler, que pretendía dárselos a Franco, y fue expulsado. Su puesto fue ocupado por D. Jesús Revaque Garea, hasta entonces exiliado en Francia. D. Jesús Revaque era un maestro de Valladolid afincado en Santander. Había sido director del colegio Menedez Pelayo, y además de que muchos de los críos ya habían sido alumnos suyos en Santander, enseguida supo ganarse el cariño de todos los niños y adultos de la colonia. El resto de la plantilla lo formaban 8 personas danesas, entre ellas Krag-Müller, un veterano jugador de fútbol internacional que se encargaba de las clases de gimnasia y deportes.



A finales del mes de mayo los niños son reunidos de nuevo en el colegio de Vejstrup, cerca de Svendborg, en plena naturaleza y muy cerca de la playa. Por un lado, el colegio de Hasmark tenía que iniciar su función habitual como campamento de verano para niños daneses y, por otro, el colegio San Andrés de Ordrup había incrementado mucho el alquiler. En este nuevo colegio se concentraron 96 niños. Los periódicos mencionan que algunos de los niños habían sido devueltos a Francia al poco tiempo de llegar, que otros habían sido reclamados por sus padres al lograr salir de España, que dos regresaron para unirse con sus hermanos en un campamento francés y tres fueron adoptados por familias francesas, mientras que una de las niñas, Dionisia Contreras Larena, de 9 años y natural de Portugalete, había muerto. Todos los protagonistas con los que he podido hablar recuerdan este episodio como algo muy triste, aunque ninguno recuerda como ocurrió, ni cuál fue la causa de su fallecimiento. En este nuevo campamento los niños continuaron con sus clases y actividades, además de ir a la playa, organizar excursiones y reuniones en las que recitaban poesías, cantaban, representaban pequeñas piezas o bailaban bailes tradicionales de su tierra para entretener a sus visitantes. La vida de los niños trascurría apacible y feliz, ajenos a los problemas que su presencia estaba provocando en el gobierno danés.

El gobierno de Franco en Burgos mostró un gran interés en la repatriación de los niños, pero dado que no existían relaciones diplomáticas entre los gobiernos danés y franquista, el embajador alemán, Alfred Tweede, actuó como mediador, solicitando una lista completa de los niños, que le fue denegada por el ministro de asunto exteriores danés.



En Abril de 1938, la presencia de los niños españoles se convirtió en un tema candente dentro del Parlamento danés. El Sr. Purshel, un parlamentario simpatizante con el régimen fascista, defendía en la postura alemana de entregar los niños al gobierno de Franco y reconocer así la legitimidad de éste, según habían hecho ya Inglaterra y Francia. Por su parte, el Sr. Larsen, comunista, y el Sr. Hancroft, socialista, defendían la estancia de los niños. En Agosto, el comité se reunió con el delegado de la España Republicana en Dinamarca para decidir el futuro de los niños y acordaron finalmente enviarlos a Francia, entre otras razones porque la situación política en Dinamarca era muy delicada, así como por problemas financieros, ya que resultaba más barato mantener la colonia en Francia, además de ser más fácil la repatriación desde allí.

El 24 de septiembre los niños abandonaron su colonia en Vejstrup. Todos recuerdan que fue un día muy triste. Le entregaron a cada uno una maleta con sus iniciales llena de ropa, regalos y un pequeño libro que contenía fotos y detalles de su vida en Dinamarca, además de una carta de despedida escrita por el comité, donde les expresaban su tristeza y su deseo de un feliz regreso a casa. El trayecto a Francia fue el mismo que habían realizado un año antes. Fueron albergados en el castillo de Bessy cerca de París. Esta nueva colonia se mantenía con fondos daneses, gestionada por “la Comisión Internacional para los niños españoles evacuados”, cuyo lider era el Sr. Solana Ferrer y el supervisor danés, el Sr. Henrik Seedorff, de la embajada de Dinamarca en París.

Allí se intentó en todo lo posible que los niños continuaran con su vida diaria, clases, talleres, deportes, etc.

Varios niños, sobre todo los mayores, fueron enviados a otros campos, otros se reunieron con sus padres, y la colonia acogió a otros pequeños necesitados.



Un gran número de niños abandonaron el campamento el 30 de Abril de 1939, entre ellos mi madre y sus dos hermanos. Un año más tarde, el día 1 de Abril de 1940, la ayuda danesa fue definitivamente interrumpida por el estallido de la 2ª Guerra Mundial. Muchos de los niños que quedaban fueron trasladados a otros campamentos en Francia o Bélgica, de acuerdo con el desarrollo de la Guerra Mundial; otros regresaron a casa por su propia cuenta. Algunos fueron retenidos en la frontera con España y obligados a trabajar para el ejército francés, limpiando camiones, establos o realizando tareas de diversa índole. Allí permanecieron varios meses viviendo en unas condiciones miserables, pasando hambre y frío, hasta que fueron embarcados en un tren hacia España.

Algunos me contaban que al entrar por la frontera había grandes montones de dinero republicano y los soldados les animaban a cogerlo, entre risas, porque ya no tenía ningún valor. Cuando llegaron a sus respectivas ciudades se les llevó a orfanatos; en el caso de Santander, fueron entregados en La Gota de Leche. Al ir sus padres o familiares a recogerlos les obligaban a firmar un documento en el que culpaban al gobierno de la República como único responsable de la evacuación de los niños en contra de su voluntad. Mi abuela se negó a firmar dicho papel y eso le produjo algunos problemas, aunque finalmente logró reunir de nuevo a toda la familia. Los niños cuyos familiares habían desaparecido o se encontraban en prisión se quedaban a vivir en el orfanato.



Hace dos años me surgió la oportunidad de realizar un documental con el realizador asturiano Iñaki Ibisate sobre esta historia y tuve la suerte de poder de contar con muchos de sus protagonistas, gente encantadora que me dio la oportunidad de conocer de primera mano experiencias muy diversas, recuerdos de una historia dura y cruel, pero todos coinciden en una cosa: el agradecimiento y cariño que, después de 70 años, aún sienten por el pueblo danés. Tras varias averiguaciones descubrí que existía una filmación del año 1937, con imágenes de unos niños refugiados en suelo danés. Escribí a varias bibliotecas y videotecas hasta que la localicé en el Danish Film Institute de Copenhague, donde se ofrecieron a enviármela muy amablemente.

Cuando recibí la película no sabía muy bien qué era lo que me iba a encontrar. Fue uno de los momentos más emocionantes que he vivido en toda esta andadura cuando pude ver a mi madre, una preciosa niña de 8 añitos, con cara de asustada, esperando en una estación para subirse a un tren hacia un destino desconocido. En otras imágenes aparece asistiendo a clase con D. Jesús Revaque, haciendo gimnasia, juegos y distintas actividades.

El día 13 de Septiembre de 2008 conseguí reunir a muchos de estos niños de la guerra en torno al monumento llamado “Elogio del Horizonte”, erigido en Gijón, a pocos metros del puerto del Musel, de donde habían partido hacía tantos años. Fue una jornada inolvidable para mí, llena de emociones y cariño, produciéndose encuentros realmente conmovedores. Frases como “es mi segunda patria”, “cariño, todo el que quisieras”, “nos trataron como a reyes” o “me emociono cuando hablan de Dinamarca” fueron comunes en aquel encuentro y nos dan una idea del afecto con que estos “niños” recuerdan aquel país 70 años más tarde. El título que pusimos a este documental es Elogio al Horizonte (Iñaki Ibisate, 2008), porque, como alguien dijo una vez, “La verdadera patria del ser humano quizás se encuentre en el horizonte”. Espero que nunca nos encontremos en una situación semejante, que nunca cerremos los ojos ante la realidad de personas que hoy están pasando por ella.

Autora Josefina Ceballos Herrero.

http://www.escritoresdeasturias.es/literarias/reportajes/los-ninos-de-la-guerra-civil-espanola-en-dinamarca-por-josefina-ceballos-herrero-02122010-.html?hemeroteca=true

domingo, 8 de enero de 2012

PÍO BAROJA Y EL VAPOR "PORTUGALETE" EN SU NOVELA "EL GRAN TORBELLINO DEL MUNDO" Y ALGUNOS DATOS SOBRE ESTAS NAVES


Muchas de las novelas que se han publicado a lo largo de la historia han tenido un trasfondo real, una inspiración basada en sucesos o personajes reales que tras darles una mano de imaginación han llenado páginas de aventuras dispuestas a entretener a los lectores.

Uno de los novelistas más reconocidos del pasado siglo XX, Pío Baroja, plasmó en varias de sus novelas este tipo de acontecimientos llevándolos al papel después de darle su particular punto de vista y puesta en escena. Baroja publica en 1926 su primera novela de la trilogía “Novelas de nuestro tiempo” titulada “El Gran Torbellino del Mundo” un relato basado en las vivencias de un agente de una compañía naviera bilbaína.



Dentro de la trama y durante varias páginas, se describe la pérdida del vapor “Portugalete” barco que navegaba en el relato, bajo la bandera de la empresa del protagonista.

Baroja cita en varios de sus trabajos a nuestra localidad pero centrándonos en las referencias sobre el vapor “Portugalete” como ya cita en varias entradas dedicadas a las embarcaciones bautizadas con el nombre de nuestra villa editadas en este blog durante el pasado 2009, todas ellas tuvieron detrás personas que las dieron vida durante su existencia y servicio.

Vapores “Portugalete” existieron varios a lo largo de la historia navegando con distintos pabellones y bajo distintas nacionalidades. Los más celebres fueron el “Portugalete” de nacionalidad británica construido en 1877 en hierro con un peso de 586 toneladas y que tras una existencia no muy prolongada se perdió de forma definitiva el 21 de febrero de 1882 tras encallar contra unas rocas.



El segundo se construye como barco de carga por Palmer´s Shipbuilding & Iron Co. Ltd., de Newcastle en 1882 perdiéndose el 14 de mayo de 1901 tras encallar como su antecesor de nombre.

Finalmente el último de los mismos también fue construido en Gran Bretaña concretamente en Middlesbrough en 1907 perdiéndose como todos sus hermanos, tras encallar en las costas francesas el 8 de mayo de 1912. Este fue el único que navegó con pabellón nacional bajo la bandera de la compañía Sota y Aznar.

Naturalmente estas naves contaron con nutridas tripulaciones mandadas por capitanes que en la mayor parte de las ocasiones pasaban en la mar muchos años de sus vidas.



Uno de los capitanes que mandaron uno de los barcos “Portugalete” fue Thomas Charles Enos nacido en 1856 el cual pasó 58 años de su vida navegando por todos los mares en embarcaciones de pabellón británico, siendo el máximo responsable de uno de los “Portugalete” a finales del pasado siglo XIX.

Este capitán tuvo una vida repleta de aventuras siendo plasmadas muchas de ellas en la prensa del momento así como en varios libros náuticos que fueron dedicados a su persona.

Para ilustrar esta entrada inserto varias imágenes relacionadas con el texto, desde una imagen de Pío Baroja, la portada del libro “El Gran Torbellino del Mundo” hasta una imagen del barco de carga “Portugalete” de la compañía Sota y Aznar o la imagen del célebre Capitán británico Thomas Charles Enos.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

miércoles, 4 de enero de 2012

JOSÉ PAREJA GARRIDO, MÉDICO EN PORTUGALETE EN LA ÚLTIMA GUERRA CARLISTA.



El 22 de enero de 1874 Portugalete capitulaba después de un asedio de meses frente a las tropas carlistas.

Fueron meses de bombardeos y disparos que dejaron como balance la destrucción casi total de la localidad y un cuantioso número de muertos y heridos a consecuencia de los combates.

Por estudios, artículos y otra serie de trabajos de investigación, tenemos conocimiento de la presencia de determinados especialistas de todo tipo que estuvieron en nuestra localidad, bien practicando sus conocimientos profesionales o bien como meros observadores tomando nota de todo lo acontecía, llevando estos conocimientos a distintos lugares donde tras su estudio sirvieron en muchas ocasiones para otro tipo de sucesos.

Dentro del mundo de la medicina, el galeno más reconocido en esas fechas fue Marcos de Escorihuela y Conesa, medico de la localidad que dejo plasmados sus recuerdos sobre este periodo bélico en un trabajo publicado en 1875 llevando por título “Diario de los sucesos de Portugalete, Sitio y Bombardeo, desde julio de 1873 hasta mayo de 1874”.

Sin embargo y como es natural en este tipo de sucesos donde la presencia de personas en muy abundante, otro tipo de personas participaron en diversas actividades relacionadas con la contienda y que con el tiempo se convirtieron en importantes especialistas dentro de los diferentes campos en los que desarrollaron su vida profesional.

Uno de estos importantes profesionales fue José Pareja Garrido, médico de profesión que estuvo destinado durante su servicio militar en Portugalete en 1875.

Pareja Garrido se había formado con Guarneiro, Creus y Manso tres eminentes médicos del momento antes de llegar a nuestra localidad. En Portugalete forma parte de uno de los batallones militares acantonados en la villa tras ser tomada nuevamente por las tropas liberales, su graduación será la de teniente médico. Su función la ejerce tanto entre las tropas de su unidad como entre la población civil, ejerciendo como médico militar en Portugalete hasta la finalización de este periodo bélico en toda la península.

Tras esta etapa será destinado a las Islas Chafarinas ostentando la dirección del pequeño Hospital Militar de este archipiélago. Cuando esta a punto de ascender a Capitán y al parecer a consecuencia del estado de salud de su progenitor, decide abandonar el ejercito continuando con su faceta de médico en la vida civil.

En este periodo pasa por todas las facetas dentro del mundo de la medicina, desde la atención a los pacientes, la investigación o la docencia, campo este último en que obtuvo reconocidos éxitos llegando a ostentar dos cátedras en la Universidad de Granada.

Se jubilaría de la docencia a los 72 años, falleciendo en 1935.

Como anécdota indicar que uno de los hijos del señor Pareja llegó a ocupar el ministerio de Instrucción Pública en los años 30 del pasado siglo.

Un personaje más que estuvo en nuestra localidad en unos momentos difíciles y que llegó a ser un reconocido hombre de ciencia en su tiempo.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

lunes, 2 de enero de 2012

PORTUGALETE EN EL CALENDARIO DEL PUERTO DE BILBAO.


Como es habitual en estas fechas, empresas, sociedades y fundaciones suelen editar distintos calendarios que sirven de icono publicitario en las cocinas de muchos de nosotros durante todo el año.

Es frecuente que muchas de las láminas que ilustran los almanaques suelen corresponder con imágenes del pasado, algunas novedosas, otras curiosas y las menos poco reproducidas hasta el momento.



En la entrada de hoy inserto varias de las láminas que ilustran el calendario que ha repartido el Puerto de Bilbao en el cual se recogen unas vistas aéreas de todo el recorrido de la ría desde la capital vizcaína hasta la desembocadura del abra.

En la que mejor se observa nuestra localidad, se puede apreciar Portugalete a mediados de los años 70 del pasado siglo observándose en la imagen un buque fondeado en las inmediaciones de nuestro puerto que esta siendo desguazado en esas fechas, una práctica que contaminaba la ría y las especies marinas que en ella habitaban.



Junto a estas líneas inserto las imágenes más representativas concernientes a nuestra localidad recogidas en esta edición del 2012.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.