sábado, 7 de septiembre de 2013

LA "JARRILLERA" EN LA CONCHA 2013, BUENA SUERTE, ZORTE ONA.



La entrada de hoy como no puede ser de otra manera está dedicada a la “Jarrillera”, la trainera del Club de Remo San Nicolás de Portugalete Arraun Taldea, representante de nuestra localidad en la máxima categoría del mundo del remo dentro de la condición del banco fijo.

La “Jarrillera” ha realizado una magnifica temporada, obteniendo el mejor tiempo en la prueba clasificatoria de La Concha.



Mañana domingo se celebra la última prueba de esta competición donostiarra, una regata en la que partimos un poco alejados de los mejores tiempos cronometrados la semana pasada, pero que esperamos estos se remonten, obteniendo un meritorio puesto dentro de la clasificación general.

En otras ocasiones Portugalete ha participado en esta prueba que puede considerarse como la fiesta del remo, sin embargo nunca la “Jarrillera” había realizado una actuación tan meritoria como la desempeñada en esta ocasión.



Sirvan estas líneas para animar a todos los bogadores que mañana ocuparan las bancadas de nuestra trainera, esperando que culminen una gran temporada sabiendo que todos los portugalujos les apoyan en esos momentos de esfuerzo.

Suerte “Jarrillera” y gracias a todos los que de una manera u otra nos habéis hecho pasar unos felices momentos con vuestro trabajo en este duro deporte a lo largo de toda la temporada.



Para ilustrar estas líneas inserto varias imágenes en las que se puede apreciar a diferentes tripulaciones portugalujos en esta competición remera. Portugalete ha competido en la Concha en 1926, 1968, 1981, 1985 y finalmente este año. De todas estas fechas, las fotografías que acompañan a estas líneas corresponden a 1926 y 1985.   

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

1 comentario:

Teogalea dijo...

Cuando El Tenaz Hablador contempla una trainera, entrenando, surcando la ría –aguas arriba o al revés–, impulsada a golpe de remo por trece muchachotes dirigidos por un exigente patrón que constantemente los jalea y anima, de un lado admira la joven fuerza junto con la tan sana como disponible ingenuidad de estos jóvenes; pero al mismo tiempo no deja de lamentarse ante tamaño y estéril derroche de energía, que a nada contribuye. Y es que la boga es un arcaico deporte, originario de aquella antigua rivalidad de los esforzados pescadores que, a golpe de remo, luchaban primero con la brava mar cantábrica, y, después de levar los boliches para embarcar la plateada anchoa, continuaban bogando –ahora bien, con más energía– tratando de ser los primeros en llegar a puerto para vender la pesca a buen precio. Cuando el pescado no se despachaba, por haberlo capturado en cantidad, los pescadores-remeros continuaban la boga hasta el muelle de Ripa y el mercado de La Ribera, al lado de la iglesia de San Antón, e intentaban enajenarlo allí. Después de la venta engullían un buen plato de cocido y volvían contentos a su puerto de origen en los bajos del pórtico de San Jorge; esta vez empujados por la corriente de la bajamar si les había coincidido de esa manera, mas siempre pensando que mañana se diesen mejor ambas faenas y así no tener que realizar el sobreañadido esfuerzo.
Después del anterior párrafo vaya por delante que no estoy en contra de éste ni de ningún deporte. No solamente el remo es un yermo derroche de joven energía, la mayoría de estas disciplinas o esforzadas actividades también lo son. Digo que si ese pertinaz tesón se pusiese de parte de la inteligencia, se podrían lograr metas mucho más importantes de las que proporciona el bogar o el dar patadas a una bola de cuero o incluso propinar salvajes puñetazos a tu contrincante, que al mismo tiempo te los devuelve... si puede. Creo que la mayoría de los deportes de alta competición son la guerra en la paz de los obstinados países que pugnan por ser campeones en las diferentes especialidades.