miércoles, 13 de agosto de 2014

EN EL 121 ANIVERSARIO DE LA INAUGURACIÓN DEL PUENTE VIZCAYA




El pasado 28 de julio se celebró el 121 aniversario de la inauguración oficial del Puente Vizcaya, primer puente transbordador de estructura metálica construido en el mundo.

Parece ser que de un tiempo a esta parte la empresa adjudicataria de la concesión de este medio de transporte ha decidido “festejar” cada uno de sus aniversarios con distintos actos, una decisión que me parece acertada siempre y cuando esté soportada con un programa encaminado a divulgar el valor monumental de esta obra de arquitectura, la importancia del mismo y la trascendencia que tuvo en su tiempo una construcción de estas características.  

Una jornada de puertas abiertas, es decir, no cobrar ninguno de los servicios de pasaje que se ofrecen de manera cotidiana, ofrecer unas visitas guiadas por personas vestidas de época en las que se expliquen las características de este puente o editar una pequeña guía en formato cuadernillo, impresa en varios idiomas, en las que se dé cuenta de los avatares más sobresalientes vividos por esta obra durante su siglo largo de existencia, podrían ser algunas de las actividades a recoger en un futuro programa de “Cumpleaños”.

También sería interesante que los responsables actuales de la explotación del Puente Vizcaya se implicaran en la vida cultural o festiva de las dos localidades donde se asienta este monumento, fomentando, organizando o financiando algún acto, premio, etc. que llevara por nombre esta internacional obra arquitectónica.  No hay que olvidar que durante estos 121 años, el Puente Vizcaya se ha nutrido en una gran parte por los ingresos realizados por varias generaciones de portugalujos por lo que no estaría de más que los concesionarios se implicaran de alguna manera en la vida cultural jarrillera.  

Como contribución personal a este aniversario, para acompañar estas líneas inserto una imagen del Puente Vizcaya tomada en fechas inmediatamente posteriores a su inauguración, una imagen que nos muestra no solo la figura de este monumento si no también edificios y actividades que se desarrollan en inmediaciones de esta construcción.

Espero que estas aportaciones personales sirvan, si se llevan a efecto, para divulgar su historia, los motivos de su construcción y otra serie de apartados que en gran parte son desconocidos por el gran público.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.