miércoles, 18 de febrero de 2009

MUJERES TRABAJADORAS

Durante años, las mujeres portugalujas han sido la columna vertebral de los domicilios jarrilleros.
Las mismas trabajaban en casa, en el cuidado de los más pequeños y la familia y fuera de la misma en diversas actividades relacionadas con el campo y la ría. Si las familias residían en la parte alta de la villa, los trabajos del campo formaban parte de su quehacer cotidiano y si residían en la parte baja o más cercana al puerto, trabajos como el de descargadoras o vendedoras son los más habituales para traer algo de dinero a los domicilios
De entre los oficios más las populares se encuentra el de sardineras, mujeres de pescadores que se dedicaban hasta no hace tantos años a ofrecer las capturas de sus maridos por las calles de la localidad y pueblos cercanos.En esta ocasión traigo una imagen de un grupo de estas trabajadoras en la estación de Portugalete esperando el tren para trasladarse a otras localidades para vender sus mercancías.