lunes, 3 de noviembre de 2014

75 ANIVERSARIO DE LA BACALADERÍA EGUINO DE PORTUGALETE



Siempre es gratificante poder celebrar el 75 aniversario de una empresa familiar y más en estos momentos inciertos en los que vivir es un arte.

Hoy acerco al blog un artículo realizado por Tamara de la Rosa  y publicado el pasado día 20 de octubre de 2014 por el diario Deia. 

En él se hace un recorrido por la tienda de bacalao Eguino de nuestra localidad, una institución en la villa en lo que a la venta de bacalao se refiere y que a lo largo de estos tres cuartos de siglo ha pasado por varias ubicaciones dentro de nuestra localidad.

Como es habitual en este blog siempre que se reproduce algún texto de otras páginas o publicaciones, al final de estas líneas aparece el enlace para todos aquellos que quieran leerlo en su formato original.
Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

Bacalao el de toda la villa.

La tienda Bacalao Eguino de Portugalete celebra este año su 75 aniversario vendiendo uno de los productos vascos más valorados. En Ezkerraldea, se ha convertido en referente del mercado y se le conoce como ‘la tienda del bacalao’.

La tienda Bacalao Eguino de Portugalete celebra este año su 75 aniversario.

BACALAO y vino es una gran combinación sobre la mesa, pero para la familia Eguino lo fue también en el ámbito de los negocios. Corría 1939 cuando un joven Juanito Eguino se aventuraba a abrir una pequeña bodega en Portugalete. En ella, además de los habituales vinos, despachaba bacalao sin sospechar que con el tiempo este rico pescado estaría siempre ligado a su apellido. Así nació Bacalao Eguino, una empresa cercana, de las de toda la vida, que se ha convertido en el referente de Ezkerraldea y de Bizkaia en lo que a productos de la mar se refiere.

Si se quiere un bacalao de verdad, el auténtico, ese se encuentra en La tienda del bacalao. Así es como se conoce el negocio de esta gran familia de bacaladeros en Ezkerraldea. Sus andaduras comenzaron, como escribía, en una bodeguilla, pero no fue hasta que llegó a la familia Dolores Ruiz, al casarse con Juanito, cuando se inauguró la primera tienda de ultramarinos en la mítica calle Coscojales. Allí, en pleno casco viejo portugalujo, se empezó a forjar la importancia que el bacalao tendría en esta pequeña tienda denominada Ultramarinos Eguino.

El tiempo pasaba y el negocio avanzaba con él. Si se quería comprar bacalao en Portugalete, se iba a Coscojales. La fama y el buen hacer de la familia Egino aumentaba hasta el punto de que, llegado el año 1975, se optó por un traslado.

Fue entonces cuando el apellido familiar llegó a la céntrica calle Carlos VII, de donde no se ha movido desde entonces. Nunca ha tenido un cartel en el exterior que identifique el negocio. Ese es un carácter que siempre han querido mantener desde la familia. Y a pesar de ello, toda la villa, y muchos de los vecinos de pueblos colindantes conocen la existencia de esta tienda. Y es que no es un local cualquiera, este año celebra su 75 aniversario, convirtiéndose así en una de las más antiguas de la villa.

Mejorar el negocio Para llegar a este punto han sido necesarios muchos años de duro trabajo y, también mucha valentía. Por lo tanto, no es de extrañar que los hijos siguieran apostando por el negocio familiar con la condición de trabajar solo con el mejor bacalao, el de primera clase. Y para conseguir eso -de ahí lo de la valentía- era necesario acercar únicamente el bacalao de Islandia y las islas Faroe. En este sentido, fue clave la labor del hijo de Juanito y Dolores, Adolfo Eguino, quien apostó por crear una sociedad importadora de bacalao de más de 3.000 metros cuadrados dedicado a labores de secado, envasado y almacenamiento del bacalao a la que denominó Baisfa S. A. -Ba, de bacalao, is de Islandia y fa, de las islas Faroe-. “Desde entonces, nuestra marca de la casa, lo que siempre nos ha diferenciado de los demás, ha sido que solo se ha trabajado con bacalao de una sola especie, que hoy por hoy es legalmente reconocida como auténtico bacalao”, explica Jon Andoni Ortuzar, miembro de esta familia de bacaladeros. Ese bacalao es el que se conoce como Gadus Morhua.

Adolfo continúa al pie del cañón en su tienda de la calle Carlos VII. Él y su mujer atienden a diario a la clientela que se acerca en busca de género y algún que otro consejo sobre cómo preparar el mejor bacalao del mundo. Además, en el propio comercio pueden hacerse con el aceite recomendado y buenos productos de acompañamiento. No son muchos los que pueden decir que se han mantenido detrás del mostrador tantas décadas y, encima, mantener la seguridad de que el negocio familiar seguirá escribiendo su historia. En el caso de Eguino, pueden presumir de ello.

El bacalao es uno de los productos con más casta. Por ese motivo, el negocio debía expandirse por el resto de la comarca. Y así sucedió a principios de este nuevo siglo, de la mano de una nueva generación. El negocio familiar continuaba en pleno auge y para no desaprovechar el buen trabajo realizado en el pasado, la hija de Adolfo, Iratxe Eguino y su marido, Ortuzar, decidieron volver a poner la pizca de riesgo necesaria para que esta receta de bacalao termine en éxito. Así, la firma Eguino llegó al municipio vecino de Barakaldo, donde se instalaron en una de las calles más céntricas junto a la emblemática Plaza Cataluña -hoy Federico García Lorca-, en el barrio de Rontegi. “En muy poco tiempo, la tienda de Barakaldo llegó a convertirse en una de las más importantes del municipio por su implicación con muchas instituciones y entidades locales, centros culturales regionales, sociedades gastronómicas o equipos deportivos”, destaca Ortuzar, que está al pie de cañón en la localidad fabril.

Bacalao para el Estado El éxito de esta familia se ha extendido, además, fuera de las fronteras de Euskadi. A pesar de comenzar vendiendo su pescado de manera local, se terminaron enviando pedidos a centenares de pueblos de todo el Estado. En este ámbito fue clave la construcción de una tienda on line www.latiendadebacalao.com. “Se trata de un concepto diferente de tienda on line que permite a cualquier residente de la península ibérica recibir en su domicilio los mismos productos que se venden en las tiendas, a un precio similar y en solo 24 o 48 horas”, explica Ortuzar. Una evolución logística más para adecuar el negocio con la nueva era digital. Otra dosis de valentía.

Esta casa del bacalao ha evolucionado con el paso del tiempo. Pero, ¿cuál es el secreto? Que ha conquistado los paladares. De Portugalete a Barakaldo. De Barakaldo, al Estado a través de las redes. Y de las redes a Bilbao. Sí, sí. La capital vizcaina ha sido la última apuesta de este negocio que nació en pleno casco viejo jarrillero.

Acaban de cumplirse justo dos años desde que el negocio creado por Juanito y Dolores atracó en el centro de Bilbao, en la calle Licenciado Poza -gracias a un acuerdo con el Centro Merkaldia-. “Esta es la más grande, dotada y preparada de nuestras tiendas, para poder abastecer a la mayor cantidad de bilbainos”, explica Ortuzar, orgulloso por la buena respuesta con la que está contando esta nueva iniciativa.

Siempre Comprometidos “Las necesidades del mercado, la evolución cultural y las circunstancias socioeconómicas recientes son las que nos motivaron a tomar estas iniciativas”, explica el bacaladero rindiendo un homenaje a sus suegros, que impulsaron desde el inicio la empresa. “Gracias a eso, todos nuestro locales han logrado mantener la esencia de lo clásico y lo moderno en un modelo único en toda la geografía española”, garantiza. Quizá esa haya sido la clave de la familia Eguino para saber mantenerse al pie del cañón durante tantos años. “Esta última tienda ha supuesto la consolidación del negocio”, subraya Ortuzar. Además, han mostrado su apoyo a clubs de fútbol como el Athletic y el Barakaldo para estar más cerca de los vecinos. Pero al apellido Eguino, el del bacalao de toda la vida, aún le quedan retos por delante. Eso dicen al menos tras el mostrador de sus locales. “Ahora tenemos por delante para la próxima temporada el objetivo de desarrollar la tienda on line para poder llegar cada día a más clientes”.

Después de tantos años de trabajo, Bacalao Eguino hará un alto en el camino para celebrar la efemérides. No es para menos, 75 años poniendo el pil pil a Ezkerraldea bien merece “una gran cantidad de sorpresas y novedades encaminadas a agradecer a nuestros clientes la confianza que han demostrado en nosotros”, anuncia Ortuzar, sin querer desvelar más secretos. Zorionak.