viernes, 7 de noviembre de 2014

REMOLCADOR Y BARCO POR LA RÍA EN LA PRIMERA DÉCADA DEL SIGLO XX.



La evolución de los medios de transporte fluviales ha sido una constante a través de los siglos. El marco geográfico donde se encuentra ubicada la localidad de Portugalete ha permitido que los habitantes de la villa jarrillera hayan podido contemplar” in situ” esta transformación durante generaciones.

La invención de la máquina de vapor fue el principal detonante para obtener una fuerza motriz diferente de lo que se conocía en las embarcaciones de todo tipo hasta esas fechas, alejándose poco a poco de los medios tradicionales de desplazamiento que no eran otros que la fuerza del viento o el propio impulso humano a través de diferentes herramientas.  

Esta evolución ha quedado plasmada en los últimos tiempos por infinidad de fotografías, instantáneas en las que se puede apreciar a barcos construidos con diferentes materiales y distinta arboladura surcando las aguas de la ría arriba y abajo, luciendo los pabellones de los países a los que pertenecían.

La entrada de hoy está dedicada a una de esas imágenes cargadas de historia. Con el fondo de nuestra localidad, un remolcador que ha evolucionado desde la tracción de las paletas a otro tipo de máquina, conservando el toldillo que resguardaba la caña del timón todavía descubierta, navega tras un barco que todavía conserva los mástiles utilizados por sus antecesores en el pasado para moverse por la fuerza del viento.    

La fotografía está tomada en la primera década del pasado siglo XX, siendo inmortalizado en esta imagen nuevamente el Puente Vizcaya.

Si miramos la misma con detenimiento podemos observar el desaparecido fuerte San Roque, la antigua estación del tren o el Hotel Portugalete con sus toldos desplegados, lo que hace sospechar que la imagen fue tomada en la época estival.

Una instantánea no reproducida hasta la fecha en ninguna de las publicaciones o páginas dedicadas a nuestra localidad, esperando que la misma guste a todos los que de manera habitual visitan esta bitácora.  

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.