lunes, 6 de abril de 2009

EUSEBIO RIOS. FUTBOLISTA, ENTRENADOR Y DIRECTOR DEPORTIVO. UNA LEYENDA VERDIBLANCA DE PORTUGALETE.


Eusebio Rios en el Colegio Santa María de Portugalete


Continuando con la saga de deportistas relacionados con el futbol que pasaron la mayor parte de su vida fuera de su Portugalete natal, en esta ocasión traigo al blog diversos datos biográficos de Eusebio Ríos, reconocido y admirado jugador de futbol que desempeño la mayor parte de su trayectoria deportiva en el Betis.
Iniciador de una saga de deportiva que ha tenido continuación con si hijo Roberto el cual ha jugado en el Betis y en el Athletic.Nacido en Portugalete (Vizcaya), cuarto hijo de una trabajadora familia vizcaína (Juan y Eusebia), vino al mundo el 30 de marzo de 1935.

Rios en la "Mili" junto con otros jugadores vizcainos


Eusebio Ríos realiza dos años de Bachillerato; se preparó para perito y realizó unas oposiciones para la General Electrica Española, para ingresar como calcador. De hecho, obtuvo dicha plaza, pero nunca llegó a aprender tal oficio, pues la tentación del deporte pudo con él. El fútbol le cambiaría su vida.

HINCHA DEL ATHLÉTIC.
Habitual simpatizante del Athlétic, Ríos recordaba que el primer partido ante sus ojos en San Mamés, fue un Bilbao-Español, el último que jugó el portero Echevarría bajo el marco rojiblanco. Sin embargo, con el paso del tiempo, Eusebio Ríos, ya en 1958, manifestaba que “aunque fui seguidor del Athlétic, al hacerme mayor empecé a ver las cosas más claras en el aspecto balompédico, y al convertirme en profesional, mis aficiones han sido para el equipo que más me ha pagado” (evidentemente, en clara alusión al Real Betis) .
Rios en una foto de la plantilla del Betis en 1961.
SUS PRIMEROS EQUIPOS Y LOS PRETENDIENTES.
Tras jugar en los modestos Ortuella y San Vicente, ficha por el histórico Arenas de Guecho, que a la sazón entrenaba en Tercera División. De allí ficha por otro Club vasco, muy importante durante aquellos años: la Sociedad Deportiva Indauchu, de Bilbao. Con el equipo azul realiza una excelente campaña, la 56-57, en la que los vascos terminan terceros. Por aquel entonces, Ríos es figura cotizada: Atlético de Madrid, Real Madrid y FC Barcelona, se interesan por sus servicios. De hecho, el ojeador azulgrana, el legendario Pepe Samitier, mantiene conversaciones con la directiva del Indauchu. Finalmente, le piden una cifra astronómica para aquellos tiempos: tres millones de pesetas, que hacen ahuyentar a los catalanes. El montante de la operación incluiría también la incorporación del excelente guardameta Cobo, al Club de la Masía.


EL SERVICIO MILITAR Y EL INTERÉS DEL REAL BETIS.
En Ceuta tuvo que cumplir Ríos la “mili”. Bajo un largo permiso, pudo reincorporarse al equipo Indauchutarra, hasta que de nuevo tuvo que volver a tierras ceutíes, hasta 1958, fecha esta en que el Real Betis se interesó por él.En uno de aquellos permisos, su hermana Epifania le comentó que el directivo del Betis, Márquez, había dejado la razón de que se estaba en conversaciones con los dirigentes del Indauchu. El principio de acuerdo con Don Benito Villamarín –hombre formal donde los hubiera-, no fue nada difícil, pese a que escaso tiempo antes al interés de los béticos por el central vasco, directivos sevillistas mantuvieron conversaciones con el Presidente del Indauchu, Sr. Olaso. Finalmente, los de Nervión ficharon para ese año al portero Cobo.

Plantilla del Betis en 1958

SU PRINCIPIO EN EL BETIS Y LA INTERNACIONALIDAD.

Eusebio Ríos, fue titular indiscutible con el Real Betis Balompié, durante las 9 temporadas que vistió en Verdiblanco.Su primer partido al frente del Club de Heliópolis, significó el enorme triunfo en la inauguración liguera del Sánchez Pizjuán.
El 15 de noviembre de 1964, el seleccionador Villalonga llamó a Ríos para que actuara en el combinado español, en partido amistoso ante Portugal (1-2). Su debut se produjo sustituyendo al barcelonista Olivella, causando el central bético una buena impresión.


LOS NÚMEROS VERDIBLANCOS DE EUSEBIO RÍOS.

Eusebio Ríos jugó con el Real Betis Balompié un total de 192 partidos en Primera División, habiendo logrado un gol (ante el Elche). Campeón del Trofeo Luis Otero, de la Coruña, en 1958. Sólo fue expulsado en una ocasión , en 1960 ante el Sevilla FC (0-0). Sólo se retiró por lesión en una ocasión en el terreno de juego: ante el Mallorca, el 16-01-1966, en el Estadio Luis Sitjar. La fortaleza del vasco era evidente. Campeón del Carranza, en 1964, frente al Benfica de Lisboa. En 1964, se clasifica con el Real Betis para la Copa de Ferias (UEFA), de la mano del entrenador catalán Domingo Balmanya. Finalmente, el 31 de agosto de 1968, Eusebio Ríos abandona el fútbol activo. Es homenajeado en el encuentro ante el conjunto argentino de Estudiantes de la Plata. Ríos, recibe del gobernador civil Utrera Molina, la medalla al mérito deportivo, poniendo así fin a una brillante trayectoria en el Real Betis Balompié.


ENTRENADOR DESTACADO Y SECRETARIO TÉCNICO.



Como entrenador, Ríos destacaría en el Baracaldo, pasando luego al Recreativo de Huelva, iniciándose al frente del Club Onubense, en 1976, al sustituir a Santos Bedoya. En 1978, ascendería al Club Decano a la Primera División por primera vez en su Historia, y pese a descender a Segunda, no sería cesado a lo largo de la Campaña. Posteriormente, pasa al banquillo del Real Valladolid, a quien asciende en una sola Temporada, la 79-80. En 1982-83, Eusebio Ríos subiría en esta ocasión a Primera División al Real Murcia, logrando con el equipo pimentonero la mejor clasificación en su Historia, el décimo lugar, durante el Ejercicio 1983-84.


Rios celebrando el Trofeo Carranza.



Para la Temporada 1988-89, Gerardo Martínez Retamero, Presidente del Real Betis, decide incorporarlo como entrenador de la Primera Plantilla. 13 son los partidos que aguanta en la caseta, pues es cesado en la decimotercera jornada de Liga, al perder los béticos por 6 goles a 2 en el Vicente Calderón, ante el Atlético de Madrid. La llegada de, Eusebio Ríos al Real Betis, el club de sus amores, a modo de Secretario Técnico, coincide con la venida de jugadores, tales como Daniel Aquino, Comas, Kowalcyck, Sabas, Stosic, Vidakovic, Olías, Menéndez, Jaro, Jaime, o su hijo, Roberto Ríos; quienes darían tardes de gloria a los colores verdiblancos.

Que duda cabe, que el beticismo homenajeará bajo su dolor y agradecimiento a quien lo dio absolutamente todo por el Real Betis Balompié, convirtiéndose de por sí en una figura legendaria para los anales del beticismo: Eusebio Ríos Fernández.


El enlace con la página de donde están tomados los datos figura al final de la entrada. Otro gran portugalujo que merece ser recordado y reconocido.