miércoles, 26 de enero de 2011

DEL REMO PORTUGALUJO AL DINAMO DE MOSCÚ



Hace unos días acercaba al blog la noticia de la marcha del preparador físico de la Jarrillera al club ruso de futbol Dinamo de Moscú.

Hoy reproduzco la noticia aparecida en el diario El Correo que recoge esta marcha, en la cual se cuenta un poco la historia de la trayectoria de este técnico así como los pasos que se han dado hasta recalar al club moscovita.

Como en todas las ocasiones en las que se reproduce un texto que aparece en la red, al final de la entrada se encuentra el enlace para poder leer la misma en su formato original.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.

Llevaban mucho tiempo tras sus pasos, casi persiguiéndole, para que aceptara su oferta, hiciese las maletas y se marchase a Moscú para criar a futuros talentos con tanto éxito como lo ha conseguido en el Espanyol durante la última década. Él, director del departamento de Planificación e Investigación del fútbol base periquito entre 1998 y 2007 además de preparador físico y fisiólogo del primer equipo de 2007 a 2010, siempre les respondía lo mismo. «Les decía que nada, que no, que tenía contrato. Y era imposible». Hasta este verano, cuando su relación con el cuadro periquito se extingue. Libre. Entonces, recibe varias propuestas. «Me reuní con el Barcelona, con el Madrid, con el Valencia y el Dinamo de Moscú. Y ésta era la mejor opción», cuenta a EL CORREO Juan Luis Martínez (L'Olleria, Valencia, 1970), fisiólogo y preparador físico del Club de Remo Portugalete, cargo que compaginará con su nuevo oficio.

Quizá llame la atención su decisión, su apuesta por irse a casi 4.000 kilómetros de su casa y acudir a la llamada de la fría Rusia. Pero le gustan los retos. Junto a Manel Casanovas ya construyó la prometedora cantera del Espanyol, y ahora, escoltado por Jacint Magrinya, ex entrenador del fútbol base del cuadro catalán, explica por qué asume este desafío. «Si hubiese aceptado las ofertas de España, iba a ser un trabajador más, me hubiese incorporado a una estructura ya hecha. En el Dinamo, en cambio, voy a organizar yo la estructura, voy a organizar todo... De hecho, me han dicho que pida lo que quiera, que me lo van a conseguir», expone el valenciano, que arrancará su nueva labor la semana que viene, el 1 de febrero.

Aunque ya estuvo ocho días en Moscú, como muestra la fotografía que ilustra la página. Y se trajo una impresión «magnífica» del Dinamo, séptimo en la última liga rusa. «Las instalaciones son espectaculares. Tienen dos estructuras. Una, en Moscú: con un estadio cubierto, con calefacción, con césped artificial de quinta generación. Y pegado, un estadio descubierto para 15.000 espectadores donde se entrena y se disputan los partidos del fútbol base. Hay centro médico... Es que no te lo puedes ni creer», aún se emociona Martínez al repasar su cuartel de operaciones.

Pero es que hay más, como se apresura a destacar. «En las afueras, a diez kilómetros de Moscú, está la residencia, donde entrena el primer equipo... Tenemos un césped de hierba natural y otro artificial. Y está la residencia, tres plantas, piscina cubierta... A nivel de estructuras no tiene nada que ver con España», sentencia.

Vía correo electrónico

Sin embargo, sufren un déficit. El que debe desarrollar este hombre elegido por Javier González para que se encargase de Lezama de haber ganado las pasada elecciones al Athletic; de ahí su relación con el Portugalete de remo, del que González es presidente desde octubre. «Pero en el fútbol base están muy limitados, porque la ley impide que se incorporen niños extranjeros. Los padres tienen que ser rusos y tener contrato de trabajo en Rusia», explica Martínez, que 'dirigirá' a 350 niños, de entre 6 y 20 años, repartidos en catorce equipos.

Y en esa visita tomó contacto con ellos, con esos proyectos que debe modelar, muy diferentes a los chavales que ha pulido en Barcelona. «Atienden más. Allí son un poco más rectos, cumplen estrictamente lo que les manda el entrenador. En España, en cambio, los niños son más creativos. Además, la tipología de trabajo en distinta: hacen más hincapié en el apartado físico y dejan de lado la creatividad. Y mi objetivo es cambiar eso», plantea Martínez, que expuso su proyecto similar al que quería implantar en la factoría del Athletic- en la Ciudad Condal durante cuatro horas.

En principio, tendrá tiempo - ha fichado por seis años- para desarrollar su plan, basado en un seguimiento individual de cada jugador y en que el apartado técnico-táctico adquiere una mayor relevancia. Y es que, desvela, los rusos están «enamorados» del fútbol del Barça y de la selección española, modelos que quieren copiar para el Mundial que organizarán en 2018. «El objetivo es la Copa del Mundo. Pero vamos a ir poco a poco. Primero, que pueda haber el mayor número de jugadores de la cantera en el primer equipo (hay dos) y también que alguno de nuestros futbolistas pueda disputar el Mundial», desea.

Por este motivo, en su fugaz viaje, ya les ha inculcado su filosofía. «Les he dicho que lo principal es formar jugadores de calidad. No vale ganar. Ellos valoran quedar campeones. Pues no. Les he dicho y han entendido que quedar campeones y que no suba nadie al primer equipo no vale para nada. Van a valorar nuestro trabajo por la calidad de los jugadores que suben al primer equipo», subraya con un ojo puesto en Portugalete: «Llevaré la preparación física por correo electrónico. Les envío el ciclo semanal y un remero, que será mis ojos, me transmitirá cómo asumen la programación. Me manda información y yo lo voy adaptando. De momento, van bien las cosas», se felicita.

http://www.elcorreo.com/alava/v/20110124/deportes/mas-futbol/remo-portugalete-dinamo-moscu-20110124.html