jueves, 20 de enero de 2011

EL OFICIO DE MÉDICO EN EL PORTUGALETE DE 1843


En el pasado como en la actualidad, el oficio de médico, sobre todo si era bueno, era uno de los más valorados dentro de la comunidad.

Tras años de estudio los médicos del siglo XIX eran contratados por los municipios, cobrando su jornal por distintas vías, una de las arcas consistoriales gracias a los impuestos y otra cobrando la consulta a las personas que solicitaban sus servicios.

A lo largo de la historia de este blog, gran número de médicos han ido apareciendo en este medio, desde médicos escritores, médicos entregados a su oficio y médicos altruistas que perdieron hasta su fortuna personal ayudando a los demás. Hoy traigo un pequeño anuncio de mediados del siglo XIX (concretamente de 1843) en el que se publicitaba la vacante de médico cirujano de la villa de Portugalete. Las condiciones del puesto vienen especificadas, el sueldo anual alcanzaba los 6.600 reales pagados por cuatrimestres “con puntualidad de los fondos públicos”.



Para ayudar en sus funciones, el médico disponía de la ayuda de un sangrador que cobraba también del municipio. Según el anuncio (que se puede ver en una de las imágenes que acompañan al texto) Portugalete contaba en esas fechas con 200 vecinos (yo creo que eran bastantes más) y se encontraba ya muy concurrida en las épocas de baños. El médico podía cobrar lo que quisiera a los tripulantes de los barcos que recababan a nuestro puerto siempre que solicitaran sus servicios.

Las solicitudes de los aspirantes se dirigían al síndico de la villa, eligiendo con posterioridad el ayuntamiento al candidato elegido.

En 1847, solamente 4 años después de esta vacante, el puesto de médico cirujano lo desempeña José del Olmo Herros.

Para ilustrar esta entrada inserto la imagen de uno de los médicos más queridos en la villa de Portugalete, Juan José Conde Pelayo, una persona que no dudo en poner sus conocimientos y su fortuna personal al servicio de todos sus convecinos y que fue un verdadero artífice el abrir algunas mentes que se encontraban cerradas enfrentándose al fuerte poder clerical de aquellas fechas.

Espero que la entrada guste y hasta la próxima.